El descargo de responsabilidad al comienzo de la excelente Apolos tratado sobre nuestra doctrina de “No Blood” afirma que no comparto sus puntos de vista sobre el tema. De hecho, lo hago, con una excepción.
Cuando comenzamos a discutir esta doctrina entre nosotros a principios de este año, nuestras conclusiones eran diametralmente distintas. Francamente, nunca había pensado mucho en el asunto, aunque había sido una de las principales preocupaciones de Apolos durante muchos años. Esto no quiere decir que no considerara el asunto importante, solo que mi posición tiende a ser más optimista que la de él, y sí, tenía toda la intención de ese juego de palabras irónico. Para mí, la muerte siempre ha sido un estado temporal, y nunca la he temido ni he pensado mucho en ella. Incluso ahora, me ha resultado un desafío motivarme para escribir sobre este tema, ya que hay otros temas que personalmente encuentro más interesantes. Sin embargo, creo que debería aclarar nuestras diferencias —o diferencia— sobre el tema ahora que ha sido publicado.
Todo descansa en la premisa inicial. El hecho es que Apolos y yo estamos casi completamente de acuerdo sobre el tema. Ambos sentimos que el uso médico de sangre y productos sanguíneos es una cuestión de conciencia y no debería ser legislado por ningún hombre o grupo de hombres. He llegado a esto lentamente por las discusiones que he disfrutado con él y gracias a su exhaustiva investigación sobre el tema.
Bien podría preguntarse que si realmente estamos de acuerdo en cuanto a la conclusión, ¿qué diferencia hay en el lugar de donde partimos cada uno? Buena pregunta. Mi sensación es que si construyes un argumento, incluso uno exitoso, sobre la premisa equivocada, eventualmente habrá consecuencias no deseadas. Me temo que estoy siendo algo críptico, así que vayamos al meollo del asunto.
En pocas palabras, Apolos argumenta eso: "La sangre simboliza la santidad de la vida en vista de la propiedad que Dios tiene de ella".
Yo, por otro lado, no creo que simbolice en absoluto la santidad de la vida. Creo que el mandamiento de Dios sobre la sangre se usa para representar que la vida le pertenece; nada mas. La santidad o el carácter sagrado de la vida simplemente no influye en el mandato sobre la sangre.
Ahora, antes de seguir adelante, permítanme asegurarles que no estoy cuestionando el hecho de que la vida es sagrada. La vida viene de Dios y todas las cosas de Dios son sagradas. Sin embargo, al tomar cualquier decisión que involucre sangre y, lo que es más importante, que involucre la vida, debemos tener en cuenta que Jehová es el dueño y, por lo tanto, todos los derechos relacionados con esa vida y cualquier acción que debamos tomar en situaciones que amenazan la vida no deben regirse por nuestra comprensión de cualquier santidad innata o carácter sagrado de la vida, pero si entendemos que, como su dueño, Jehová tiene el derecho supremo de decidir.
Esa sangre representa el derecho de propiedad de la vida se puede ver desde la primera mención de la misma en Génesis 4: 10: "En esto dijo:" ¿Qué has hecho? ¡Escucha! La sangre de tu hermano me está llorando desde el suelo.
Si te roban y la policía atrapa al ladrón y recupera tus bienes robados, sabes que eventualmente te los devolverán. ¿Por qué? No es por alguna cualidad intrínseca que posean. Pueden tener una gran importancia para usted, quizás un gran valor sentimental. Sin embargo, nada de eso influye en el proceso de toma de decisiones de devolverlos o no. El simple hecho es que son legalmente suyos y no pertenecen a nadie más. Nadie más tiene ningún derecho sobre ellos.
Así es con la vida.
La vida le pertenece a Jehová. Puede dárselo a alguien, en cuyo caso es el propietario, pero en cierto sentido, está alquilado. En última instancia, toda la vida pertenece a Dios.

(Eclesiastés 12: 7.) Entonces el polvo vuelve a la tierra tal como sucedió y el el espíritu mismo regresa al Dios [verdadero] que lo dio.

(Ezequiel 18: 4) ¡Mira! Todas las almas, a mí pertenecen.. Como el alma del padre, así también el alma del hijo, a mí pertenecen. El alma que está pecando, ella misma morirá.

Tomemos, por ejemplo, una situación hipotética que involucra a Adán: si Adán no hubiera pecado, sino que Satanás lo hubiera golpeado en un ataque de ira frustrada por su fracaso en convertirlo con éxito, Jehová simplemente habría resucitado a Adán. ¿Por qué? Porque Jehová le dio una vida que le había sido arrebatada ilegalmente y la justicia suprema de Dios requeriría que se aplicara la ley; que la vida sea restaurada.
Caín le robó la vida a Abel. La sangre que representa esa vida no clamaba metafóricamente porque fuera sagrada, sino porque fue tomada ilegalmente.
Ahora al día de Noé.

(Génesis 9: 4-6) “Solo carne con su alma, su sangre, NO debes comer. 5 Y, además de eso, TU sangre de TUS almas te lo pediré de vuelta. De la mano de toda criatura viviente lo pediré de vuelta; y de la mano del hombre, de la mano de cada uno que es su hermano, pediré de vuelta el alma del hombre. 6 Cualquiera que derrame la sangre del hombre, por el hombre se derramará su propia sangre, porque a la imagen de Dios hizo al hombre ”.

Como apolos correctamente señala, al hombre se le concede el derecho de quitar la vida de un animal por alimento; y hacerlo derramando la sangre en el suelo en lugar de consumirla indica que el hombre reconoce que solo lo hace por dispensación divina. Es como si le hubieran concedido un arrendamiento de un terreno que pertenece a otro. Si continúa pagando al arrendador y cumple con sus reglas, puede permanecer en la tierra; sin embargo, siempre sigue siendo propiedad del propietario.
Jehová le está diciendo a Noé y a sus descendientes que tienen derecho a matar animales, pero no hombres. Esto no se debe a la santidad de la vida. No hay nada en la Biblia que sugiera que no debemos matar a nuestro hermano porque su vida es sagrada. Sagrado o no, no matamos hombres, a menos que Jehová nos dé el derecho de hacerlo. (Deu.19: 12) De la misma forma, no tendríamos ningún derecho legal a quitarle la vida a un animal a menos que Dios nos la hubiera concedido.
Ahora llegamos a la sangre más preciosa jamás derramada.
Cuando Jesús murió como ser humano, su vida le fue arrebatada ilegalmente. Le habían robado. Sin embargo, Jesús también había vivido como una criatura espiritual. Entonces Dios le ha dado dos vidas, una como espíritu y otra como humano. Tenía derecho a ambos; un derecho garantizado por la más alta ley.

(Juan 10:18) “Nadie puede quitarme la vida. Lo sacrifico voluntariamente. Porque tengo la autoridad para dejarlo cuando quiero y también para retomarlo. Porque esto es lo que mi Padre ha mandado ”.

Dejó su vida humana sin pecado y tomó su vida anterior como espíritu. Su sangre representaba esa vida humana, pero más precisamente, representaba el derecho a la vida humana eterna establecido en la ley. Es de destacar que tampoco le correspondía legalmente darse por vencido. Parece que el derecho a renunciar a este don de Dios también fue concedido por Dios. (“Tengo la autoridad para darlo… Porque esto es lo que mi Padre ha mandado”). Lo que sí pertenecía a Jesús era el derecho a tomar la decisión; aferrarse a esa vida o renunciar a ella. La evidencia de esto proviene de dos incidentes en su vida.
Cuando una multitud trató de arrojar a Jesús por un precipicio, él usó su poder para atravesarlos y nadie pudo ponerle la mano encima. Cuando sus discípulos quisieron luchar para evitar que los romanos se lo llevaran, él explicó que podría haber llamado a doce legiones de ángeles en su defensa si así lo hubiera elegido. La elección fue suya. Por lo tanto, la vida era suya para renunciar. (Lucas 4: 28-30; Mateo 26:53)
El valor atribuido a la sangre de Jesús, es decir, el valor atribuido a su vida representada por su sangre, no se basó en su santidad, aunque podría decirse que es la más santa de toda la sangre. Su valor radica en que representa el derecho a la vida humana sin pecado y eterna que se entregó libremente para que su Padre pudiera usarlo para redimir a toda la humanidad.

Siguiendo la lógica de ambas premisas

Dado que el uso médico de la sangre humana de ninguna manera infringe la propiedad de la vida de Jehová, el cristiano es libre de permitir que su conciencia lo gobierne en cuanto a su uso.
Me temo que incluir el elemento de "la santidad de la vida" en la ecuación confunde el tema y puede tener consecuencias no deseadas.
Por ejemplo, si un extraño se está ahogando y yo estoy en condiciones de arrojarle al individuo un salvavidas con un nombre apropiado, ¿debería hacerlo? Por supuesto. Es una cosa sencilla. ¿Lo hago porque respeto la santidad de la vida? Eso no entraría en la ecuación para la mayoría de las personas, incluido yo. Sería una acción reflexiva nacida de la bondad humana innata o, al menos, de los buenos modales. Definitivamente sería lo ético a hacer. “Modales” y “moral” provienen de una raíz común, por lo que podríamos decir que sería una obligación moral tirar al “hombre por la borda” un salvavidas y luego buscar ayuda. Pero, ¿qué pasa si estás en medio de un huracán e incluso subir a cubierta te pone en grave riesgo de ser arrastrado por la borda? ¿Arriesgas tu propia vida para salvar la de otro? ¿Qué es lo moral para hacer? ¿Entraría ahora en él la santidad de la vida? Si dejo que la persona se ahogue, ¿estoy mostrando respeto por la santidad de la vida? ¿Qué pasa con la santidad de mi propia vida? Tenemos un dilema que solo el amor puede resolver. El amor siempre busca los mejores intereses del ser querido, incluso si es un enemigo. (Mateo 5:44)
El hecho es que cualquier santidad que haya en la vida no tiene en cuenta. Dios, al concederme la vida, me había dado cierta autoridad sobre ella, pero solo sobre la mía. Si opto por arriesgarme para ayudar a otro, esa es mi decisión. No peco si lo hago por amor. (Rom. 5: 7) Pero debido a que el amor tiene principios, debo sopesar todos los factores, porque lo que es mejor para todos los interesados ​​es lo que busca el amor.
Ahora digamos que un extraño está muriendo y debido a circunstancias inusuales, la única solución es darle una transfusión de sangre con mi propia sangre porque soy el único compatible en 50 millas. ¿Cuál es mi motivación, amor o la santidad de la vida? Si es amor, entonces antes de decidir, tendría que considerar lo que es mejor para todos; la víctima, los demás involucrados y el mío. Si la santidad de la vida es el criterio, entonces la decisión es simple. Debo hacer todo lo que esté a mi alcance para salvar la vida, porque de lo contrario estaría faltándole el respeto a lo sagrado.
Ahora digamos que un extraño (o incluso un amigo) se está muriendo porque necesita un trasplante de riñón. No hay donantes compatibles y todo depende del cable. Esta no es una situación de sangre, pero la sangre es, después de todo, solo el símbolo. Lo que importa es lo que representa la sangre. Si esa es la santidad de la vida, entonces no tengo más remedio que donar el riñón. Hacer lo contrario sería un pecado, porque no solo estoy faltándole el respeto a algún símbolo, sino que en realidad estoy ignorando la realidad representada por el símbolo. El amor, por otro lado, me permite sopesar todos los factores y buscar lo que es mejor para todos los interesados.
Ahora, ¿qué pasa si necesito diálisis? ¿Me diría la ley de Dios sobre la sangre que debo aceptar cualquier tratamiento que me salve la vida? Si se basa en la santidad de la vida, ¿estaría respetando la santidad de mi propia vida al rechazar la diálisis?
Ahora, ¿qué pasa si me estoy muriendo de cáncer y tengo un dolor y una incomodidad considerables? El médico propone un nuevo tratamiento que podría prolongar mi vida, posiblemente solo unos meses. ¿Rechazar el tratamiento y elegir morir antes y terminar con el dolor y el sufrimiento mostraría un desprecio por la santidad de la vida? ¿Seria un pecado?

The Big Picture

Para una persona sin fe, toda esta discusión es discutible. Sin embargo, no carecemos de fe, así que tenemos que mirarlo con ojos de fe.
¿De qué estamos realmente hablando cuando hablamos de vivir, morir o salvar una vida?
Para nosotros solo hay una vida importante y una muerte que se evita a toda costa. La vida es la que tienen Abraham, Isaac y Jacob. (Mat. 22:32) Es la vida que tenemos como cristianos ungidos.

(Juan 5:24). . . Con mucha verdad les digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna, y no viene a juicio, sino que ha pasado de muerte a vida.

(John 11: 26) y todos los que viven y ejercen fe en mí nunca morirán en absoluto. ¿Cree usted esto?"

Como cristianos, creemos en las palabras de Jesús. Creemos que nunca moriremos. Entonces, lo que el hombre sin fe ve como muerte, nosotros lo vemos como dormir. Esto lo tenemos de nuestro Señor, quien enseñó a sus discípulos algo radicalmente nuevo con motivo de la muerte de Lázaro. Lo malinterpretaron cuando dijo: "Lázaro, nuestro amigo, se ha ido a descansar, pero yo estoy viajando allí para despertarlo". Para el pueblo de Dios en ese entonces la muerte era muerte. Tenían alguna idea de la esperanza de una resurrección, pero no era lo suficientemente clara como para darles la comprensión correcta de la vida y la muerte. Eso cambió. Recibieron el mensaje. Mira 1 Cor. 15: 6 por ejemplo.

(1 Corintios 15: 6). . Después de eso, se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales permanecen hasta el presente, pero algunos se ha quedado dormido [en la muerte].

Desafortunadamente, la TNM agrega “[en la muerte]” para 'aclarar el significado del versículo'. El griego original se detiene en "se han quedado dormidos". Los cristianos del primer siglo no necesitaban tal aclaración, y en mi opinión, es triste que el traductor de ese pasaje sintiera la necesidad de agregarlo, porque le quita al versículo gran parte de su poder. El cristiano no muere. Duerme y se despertará, no importa si ese sueño dura ocho horas u ochocientos años.
De ello se deduce, por tanto, que no se puede salvar la vida del cristiano dándole una transfusión de sangre, un riñón de donante o arrojándole un salvavidas. Solo puedes preservar su vida. Solo puedes mantenerlo despierto un poco más.
Hay un elemento de carga emocional en la frase “salvar una vida” que hacemos bien en evitar cuando hablamos de todos los procedimientos médicos. Había una joven testigo en Canadá que recibió decenas de —según los medios— “transfusiones de sangre que salvan vidas”. Entonces ella murió. Lo siento, luego se quedó dormida.
No estoy sugiriendo que no sea posible salvar una vida. Santiago 5:20 nos dice: "... el que aparta al pecador del error de su camino, salvará su alma de la muerte y cubrirá multitud de pecados". (Le da un nuevo significado a ese viejo eslogan publicitario, "La vida que salvas puede ser la tuya", ¿no es así?)
Yo mismo he usado "salvar una vida" en esta publicación cuando realmente quise decir "preservar una vida". Lo dejé así para hacer el punto. Sin embargo, de ahora en adelante, evitemos la ambigüedad que puede llevar a malentendidos y conclusiones erróneas y usemos 'salvar una vida' solo cuando nos referimos a la 'vida real', y 'preservar una vida' cuando nos referimos a cualquier cosa que simplemente alargará el tiempo que estamos despiertos en este viejo sistema de cosas. (1 Ti. 6:19)

El quid de la materia

Una vez que tenemos esta imagen completa, podemos ver que la santidad de la vida no entra en el asunto en absoluto. La vida de Abraham sigue siendo tan sagrada como lo era cuando caminaba por la tierra. No ha terminado más que el mío cuando me duermo por la noche. No daría ni recibiría una transfusión de sangre ni haría ninguna otra cosa que pudiera preservar una vida simplemente porque valoro la santidad de la vida. Para mí, hacerlo sería demostrar falta de fe. Esa vida continúa como sagrada, ya sea que mis esfuerzos por preservarla tengan éxito o fracasen, porque la persona todavía está viva a los ojos de Dios y como toda la santidad de la vida la confiere Dios, continúa sin cesar. El hecho de que actúe o no para preservar una vida debe estar totalmente gobernado por el amor. Cualquier decisión que tome también debe ser atemperada por el reconocimiento de que la vida pertenece a Dios. Uza hizo lo que pensó que era bueno al tratar de proteger la santidad del arca, pero actuó con presunción al infringir lo que era de Jehová y pagó el precio. (2 Sam. 6: 6, 7.) Utilizo esta analogía para no sugerir que esté mal intentar preservar una vida, incluso a riesgo de perder la propia. Simplemente lo publiqué para cubrir aquellas situaciones en las que podemos estar actuando, no por amor, sino por presunción.
Entonces, al decidir sobre cualquier procedimiento médico o cualquier otra acción destinada a preservar una vida, la mía o la de otro, el amor ágape basado en los principios de la Biblia, incluido el principio de la propiedad de la vida de Dios, debe ser mi guía.
El enfoque farisaico de nuestra Organización hacia el cristianismo nos ha cargado con esta doctrina legalista y cada vez más insostenible. Seamos libres de la tiranía de los hombres, pero sometiéndonos a Dios. Su ley se basa en el amor, que también significa someterse unos a otros. (Efesios 5:21) Esto no debe tomarse en el sentido de que debamos someternos a cualquiera que presuma dominarnos. Cristo nos ha demostrado cómo debe ejercerse tal sumisión.

(Matthew 17: 27) . . .Pero para que no los hagamos tropezar, ve al mar, echas un anzuelo, y coges el primer pez que salga y, cuando abras su boca, encontrarás una moneda de estrella. Tómalo y dáselo por mí y por ti ".

(Matthew 12: 2) . . Al ver esto, los fariseos le dijeron: “¡Mira! Tus discípulos están haciendo lo que no es lícito hacer en sábado ".

En primera instancia, Jesús se sometió haciendo lo que no estaba obligado a hacer, para no hacer tropezar a otros. En el segundo, su preocupación no era hacer tropezar a los demás, sino liberarlos de la esclavitud de los hombres. En ambos casos, sus acciones fueron gobernadas por el amor. Buscaba lo que era mejor para los intereses de sus seres queridos.
Tengo fuertes sentimientos personales sobre el uso médico de la sangre, pero no los compartiré aquí, porque su uso es una cuestión de conciencia y no me arriesgaré a influir en la conciencia de otro. Solo sepa que de hecho es una cuestión de conciencia. No hay ningún mandato bíblico que pueda encontrar en contra de su uso, como Apolos ha probado tan elocuentemente.
Diré que me aterroriza morir, pero no tengo miedo de quedarme dormido. Si pudiera despertarme al instante siguiente en cualquier recompensa que Dios tiene reservada para mí, lo agradecería un segundo más en este sistema de cosas. Sin embargo, uno nunca tiene que pensar solo en uno mismo. Si tuviera que recibir una transfusión de sangre porque el médico dijo que me salvaría la vida (otra vez está ese lamentable mal uso), tendría que considerar el impacto que tendría en mi familia y amigos. ¿Estaría haciendo tropezar a otros como Jesús estaba preocupado por hacer en Mat? 17:27, o estaría imitando sus acciones de liberar a otros de una enseñanza hecha por el hombre como se demostró en Mat. 12: 2?
Cualquiera que sea la respuesta, sería solo mío y si imito a mi Señor, se basaría en el amor.

(1 Corinthians 2: 14-16) . . .Pero un hombre fisico no recibe las cosas del espíritu de Dios, porque son locura para él; y no puede llegar a conocerlos porque son examinados espiritualmente. 15 Sin embargo, el hombre espiritual examina de hecho todas las cosas, pero él mismo no es examinado por ningún hombre. 16 Porque "¿quién ha llegado a conocer la mente de Jehová, para que pueda instruirlo?" Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.

En situaciones que ponen en peligro la vida, las emociones aumentan. La presión proviene de todas las fuentes. El hombre físico sólo ve la vida que es, la falsa, no la que está por venir, la vida real. El razonamiento del hombre espiritual le parece una locura. Cualquiera que sea la decisión que tomemos en tales situaciones, tenemos la mente de Cristo. Hacemos bien en preguntarnos siempre: ¿Qué haría Jesús?

Meleti Vivlon

Artículos de Meleti Vivlon.
    8
    0
    Me encantaría tus pensamientos, por favor comenta.x