“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; Él te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el talón ”. (Ge 3: 15 NASB)

En los Artículo anterior, discutimos cómo Adán y Eva desperdiciaron su relación familiar única con Dios. Todos los horrores y tragedias de la historia humana surgen de esa pérdida singular. Por lo tanto, se deduce que la restauración de esa relación que significa reconciliación con Dios como Padre es nuestra salvación. Si todo lo que es malo fluye de su pérdida, entonces todo lo bueno emergerá de su restauración. Dicho en términos sencillos, somos salvos cuando volvemos a ser parte de la familia de Dios, cuando podemos volver a llamar a Jehová, Padre. (Ro 8: 15) Para que esto se logre, no tenemos que esperar por eventos que cambien el mundo, como la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso, Armagedón. La salvación puede suceder de forma individual y en cualquier momento. De hecho, ya ha sucedido innumerables veces desde los días de Cristo. (Ro 3: 30-31; 4:5; 5:1, 9; 6: 7-11)

Pero nos estamos adelantando.

Regresemos al principio, al tiempo en que Adán y Eva fueron arrojados fuera del jardín que su Padre les había preparado. Jehová los deshereda. Legalmente, ya no eran familia, sin derecho a las cosas de Dios, incluida la vida eterna. Querían autogobierno. Tienen autogobierno. Eran dueños de su propio destino: dioses que decidían por sí mismos qué era bueno y qué era malo. (Ge 3: 22) Aunque nuestros primeros padres podían afirmar ser hijos de Dios en virtud de su creación por Él, legalmente ahora eran huérfanos. Su descendencia nacería así fuera de la familia de Dios.

¿Fueron innumerables los descendientes de Adán y Eva condenados a vivir y morir en pecado sin esperanza? Jehová no puede retractarse de su palabra. No puede violar su propia ley. Por otro lado, su palabra no puede fallar. Si los humanos pecadores deben morir, y todos nacemos en pecado como Romanos 5:12 afirma: ¿cómo puede cumplirse el inalterable propósito de Jehová de poblar la Tierra con sus hijos de los lomos de Adán? (Ge 1: 28) ¿Cómo puede un Dios de amor condenar a muerte a un inocente? Sí, somos pecadores, pero no elegimos serlo, al igual que un hijo nacido de una madre drogadicta elige nacer adicto a las drogas.

A la complejidad del problema se suma el tema central de la santificación del nombre de Dios. El diablo (gr. diábolos, que significa "calumniador") ya había manchado el nombre de Dios. Innumerables humanos también blasfemarían contra Dios a lo largo de los siglos, culpándolo por todo el sufrimiento y el horror de la existencia humana. ¿Cómo resolvería el Dios de amor ese problema y santificaría su propio nombre?

Los ángeles observaban cómo sucedían todos estos eventos en el Edén. Si bien es superior a los humanos, es solo en un pequeño grado. (Sal 8: 5) Poseen una gran inteligencia, sin duda, pero nada suficiente para desentrañar, especialmente en esa etapa temprana, el misterio de la solución de Dios a este enigma aparentemente irresoluble y diabólico. Solo su fe en su Padre celestial les aseguraría que Él encontraría un camino, lo cual hizo, y en ese mismo momento, aunque eligió mantener los detalles ocultos en lo que llegó a ser llamado el "Secreto Sagrado". (Sr. 4: 11 NWT) Imagine un misterio cuya resolución se desarrollaría lentamente a lo largo de siglos y milenios. Esto se hace de acuerdo con la sabiduría de Dios, y solo podemos maravillarnos de ello.

Mucho se ha revelado ahora sobre el misterio de nuestra salvación, pero al estudiar esto, debemos tener cuidado de no permitir que el orgullo influya en nuestro entendimiento. Muchos han sido víctimas de ese infortunio de la humanidad, creyendo que lo tienen todo resuelto. Es cierto, debido a la retrospectiva y la revelación que Jesús nos dio, ahora tenemos una imagen mucho más completa del cumplimiento del propósito de Dios, pero aún no lo sabemos todo. Incluso cuando la escritura de la Biblia se acercaba a su fin, los ángeles en el cielo seguían escudriñando el misterio de la misericordia de Dios. (1Pe 1: 12) Muchas religiones han caído en la trampa de pensar que lo tienen todo resuelto, lo que ha provocado que millones de personas sean engañadas con falsas esperanzas y falsos miedos, los cuales incluso ahora se utilizan para inducir la obediencia ciega a los mandamientos de los hombres.

Aparece la semilla

El texto del tema de este artículo es Génesis 3: 15.

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; Él te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el talón ”. (Ge 3: 15 NASB)

Esta es la primera profecía registrada en la Biblia. Se pronunció inmediatamente después de la rebelión de Adán y Eva, mostrando la sabiduría infinita de Dios, porque apenas se hizo el acto, nuestro Padre celestial tuvo la solución.

La palabra que aquí se traduce "semilla" se toma de la palabra hebrea Zera (זָ֫רַע) y significa 'descendientes' o 'descendencia'. Jehová previó dos líneas de descendencia en continua oposición entre sí a lo largo del tiempo hasta el final. La serpiente se usa aquí metafóricamente, refiriéndose a Satanás, que en otros lugares se llama la serpiente "original" o "antigua". (Re 12: 9) Luego se amplía la metáfora. Una serpiente que se desliza por el suelo debe golpear bajo, en el talón. Sin embargo, un humano que mata a una serpiente va por la cabeza. Aplastando la caja del cerebro, mata a la serpiente.

Es digno de mención que si bien la enemistad inicial comienza entre Satanás y la mujer (ambas semillas aún no han llegado a existir) la lucha real no es entre Satanás y la mujer, sino entre él y la simiente o descendencia de la mujer.

Saltando adelante, no hay necesidad de una alerta de spoiler aquí, sabemos que Jesús es la descendencia de la mujer y que a través de él, la humanidad se salva. Esta es una simplificación excesiva, concedida, pero es suficiente en esta etapa para plantear una pregunta: ¿Por qué la necesidad de una línea de descendientes? ¿Por qué no dejar a Jesús de la nada en la historia en el momento apropiado? ¿Por qué crear una línea milenaria de personas bajo el ataque constante de Satanás y su descendencia antes de presentar finalmente al mundo con el Mesías?

Seguro que hay muchas razones. Estoy igualmente seguro de que todavía no los conocemos a todos, pero los conoceremos. Debemos tener presente las palabras de Pablo a los Romanos cuando hablaba de un solo aspecto de esta semilla.

"O, los profundidad de riquezas, tanto de sabiduría como de conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables sus juicios e inescrutables sus caminos! " (Ro 11: 33 BLB)[I]

O como lo traduce la NWT: "el rastro del pasado" de Sus caminos.

Ahora tenemos miles de años de retrospectiva histórica, pero todavía no podemos rastrear completamente el pasado para discernir la totalidad de la sabiduría de Dios en este asunto.

Dicho esto, aventuremos una posibilidad para que Dios use una línea genealógica de descendencia que conduzca al Cristo y más allá.

(Recuerde que todos los artículos de este sitio son ensayos y, como tales, están abiertos a la discusión. De hecho, agradecemos esto porque a través de los comentarios de los lectores basados ​​en la investigación, podemos llegar a una comprensión más completa de la verdad, lo que servirá como una base sólida para que avancemos).

Génesis 3: 15 habla de enemistad entre Satanás y la mujer. La mujer no se nombra. Si podemos averiguar quién es la mujer, podríamos comprender mejor la razón de una línea de descendencia que conduce a nuestra salvación.

Algunos, sobre todo la Iglesia Católica, sostienen que la mujer es María, la madre de Jesús.

Y el Papa Juan Pablo II enseñó en Mulieris Dignitatem:

“Es significativo que [en Gálatas 4:4] San Pablo no llama a la Madre de Cristo por su propio nombre, "María", sino que la llama "mujer": Esto coincide con las palabras del Protoevangelio en el libro del Génesis (cf. Gn. 3:15). Ella es esa “mujer” que está presente en el evento salvífico central que marca la “plenitud de los tiempos”: este evento se realiza en ella ya través de ella ”.[Ii]

Por supuesto, el papel de María, "la Virgen", "la Madre de Dios", es fundamental para la fe católica.

Lutero, al romper con el catolicismo afirmó que “la mujer” se refería a Jesús, y su simiente se refería a la palabra de Dios en la iglesia.[Iii]

Los testigos de Jehová, decididos a encontrar apoyo para la idea de organización, tanto celestial como terrenal, creen que la mujer de Génesis 3: 15 representa la organización celestial de hijos espirituales de Jehová.

“Sería lógico y en armonía con las Escrituras que la“ mujer ”de Génesis 3: 15 sería una "mujer" espiritual. Y en correspondencia con el hecho de que la "novia" o "esposa" de Cristo no es una mujer individual, sino compuesta, formada por muchos miembros espirituales (Re 21: 9), la "mujer" que da a luz a los hijos espirituales de Dios, la "esposa" de Dios (proféticamente predicha en las palabras de Isaías y Jeremías como se cita en el párrafo anterior), estaría compuesta por muchas personas espirituales. Sería un cuerpo compuesto de personas, una organización, celestial ".
(eso-2 p. 1198 Mujer)

Cada grupo religioso ve las cosas a través de lentes coloreados por su propia inclinación teológica particular. Si se toma el tiempo para investigar estas diferentes afirmaciones, verá que parecen lógicas desde un punto de vista particular. Sin embargo, queremos recordar el principio que se encuentra en Proverbios:

"El primero en hablar en la corte suena bien, hasta que comienza el contrainterrogatorio". (Pr 18: 17 NLT)

No importa cuán lógica pueda parecer una línea de razonamiento, tiene que ser consistente con todo el registro bíblico. En cada una de estas tres enseñanzas, hay un elemento consistente: ninguno puede mostrar una conexión directa con Génesis 3: 15. No hay escritura que diga que Jesús es la mujer, o María es la mujer, o que la organización celestial de Jehová es la mujer. Entonces, en lugar de emplear eisegesis e imponer un significado donde no aparece ninguno, dejemos que las Escrituras hagan el 'examen cruzado'. Deje que las Escrituras hablen por sí mismas.

El contexto de Génesis 3: 15 implica la caída en el pecado y las consecuencias resultantes. El capítulo completo abarca 24 versículos. Aquí está en su totalidad con los aspectos más destacados relevantes para la discusión en cuestión.

“Ahora la serpiente era la más cautelosa de todas las bestias salvajes del campo que había hecho Jehová Dios. Entonces dijo la mujer: "¿De verdad dijo Dios que no debes comer de todos los árboles del jardín?" 2 En esto la mujer dijo a la serpiente: “Podemos comer del fruto de los árboles del huerto. 3 Pero Dios ha dicho acerca del fruto del árbol que está en medio del jardín: 'No debes comer de él, no, no debes tocarlo; de lo contrario morirás '”. 4 Ante esto, la serpiente dijo a la mujer: “Ciertamente no morirás. 5 Porque Dios sabe que el mismo día que comas de él, tus ojos se abrirán y serás como Dios, conociendo el bien y el mal ”. 6 En consecuencia, la mujer Vio que el árbol era bueno para comer y que era algo deseable para los ojos, sí, el árbol era agradable a la vista. Entonces ella comenzó a tomar su fruto y comérselo. Después, ella también le dio un poco a su esposo cuando estaba con ella, y él comenzó a comerlo. 7 Entonces se les abrieron los ojos a ambos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces cosieron hojas de higuera y se hicieron cubiertas para el lomo. 8 Más tarde oyeron la voz de Jehová Dios mientras caminaba por el jardín en la parte del día con brisa, y el hombre y su esposa se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del jardín. 9 Y Jehová Dios siguió llamando al hombre y diciéndole: "¿Dónde estás?" 10 Finalmente dijo: “Escuché tu voz en el jardín, pero tenía miedo porque estaba desnudo, así que me escondí”. 11 Ante eso dijo: “¿Quién te dijo que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del cual te mandé que no comieras? 12 El hombre dijo: "La mujer a quien diste para que estuviera conmigo, ella me dio fruto del árbol, y comí. 13 Jehová Dios entonces dijo a la mujer: "¿Qué es esto que has hecho?" La mujer respondió: "La serpiente me engañó, así que comí". 14 Entonces Jehová Dios dijo a la serpiente: “Por cuanto has hecho esto, eres la maldita de todos los animales domésticos y de todos los animales salvajes del campo. Sobre tu vientre andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. 15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Él te aplastará la cabeza y tú le golpearás en el talón ". 16 A la mujer dijo: “Aumentaré mucho el dolor de tu embarazo; con dolor darás a luz hijos, y tu añoranza será por tu marido, y él te dominará ". 17 Y a Adán le dijo: “Porque escuchaste la voz de tu esposa y comiste del árbol sobre el cual te di este mandamiento, 'No debes comer de él', maldita será la tierra por tu cuenta. Con dolor comerás sus productos todos los días de tu vida. 18 Te cultivarán espinas y cardos, y tendrás que comer la vegetación del campo. 19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado. Porque polvo eres y al polvo volverás ". 20 Después de esto, Adán nombró a su esposa Eva, porque se convertiría en la madre de todos los vivos. 21 E hizo Jehová Dios vestiduras largas de pieles para Adán y su esposa, para vestirlos. 22 Entonces Jehová Dios dijo: “Aquí el hombre se ha vuelto como uno de nosotros al conocer el bien y el mal. Ahora bien, para que no extienda la mano y tome fruto del árbol de la vida, coma y viva para siempre. 23 Con eso, Jehová Dios lo expulsó del jardín de Edén para cultivar la tierra de la que había sido tomado. 24 Así que expulsó al hombre, y puso al este del jardín de Edén los querubines y la hoja llameante de una espada que giraba continuamente para proteger el camino hacia el árbol de la vida ”. (Ge 3: 1-24)

Observe que antes del versículo 15, a Eva se la llama "la mujer" siete veces, pero nunca se la llama por su nombre. De hecho, según el versículo 20, solo se la nombró después de estos eventos ocurrieron. Esto tiende a apoyar la idea de algunos de que Eva fue engañada poco después de su creación, aunque no podemos afirmar esto categóricamente.

Después del versículo 15, el término "la mujer" se usa nuevamente cuando Jehová está pronunciando castigo. Él haría muy aumentar el dolor de su embarazo. Además, y probablemente como consecuencia del desequilibrio que produce el pecado, ella y sus hijas iban a experimentar un sesgo desfavorable de la relación entre el hombre y la mujer.

En total, el término "la mujer" se utiliza nueve veces en este capítulo. No puede haber duda del contexto de que su uso de los versículos 1 al 8 y luego nuevamente en el versículo 16 se aplica a Eva. ¿Parece razonable entonces que Dios cambie inexplicablemente su uso en el versículo 15 para referirse a alguna 'mujer' metafórica hasta ahora no revelada? Lutero, el Papa, el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová y otros quieren que lo creamos, ya que no hay otra forma en que ellos puedan tejer su interpretación personal en la narrativa. ¿Alguno de ellos tiene razón en esperar esto de nosotros?

¿No nos parece lógico y coherente ver primero si la Escritura apoya una comprensión simple y directa antes de abandonarla en favor de lo que bien podría resultar ser la interpretación de los hombres?

Enemistad entre Satanás y la mujer

Los testigos de Jehová descartan la posibilidad de que Eva sea "la mujer", porque la enemistad dura hasta el final de los días, pero Eva murió hace miles de años. Sin embargo, notarás que si bien Dios puso enemistad entre la serpiente y la mujer, no es la mujer quien lo aplasta en la cabeza. De hecho, el golpe en el talón y la cabeza es una pelea que no ocurre entre Satanás y la mujer, sino entre Satanás y su simiente.

Con eso en mente, analicemos cada parte del versículo 15.

Note que fue Jehová quien “puso enemistad entre” Satanás y las mujeres. Hasta la confrontación con Dios, la mujer probablemente sintió una expectativa esperanzada, esperando 'ser como Dios'. No hay evidencia de que sintiera animosidad hacia la serpiente en ese momento. Ella todavía estaba completamente engañada como explica Paul.

"Y Adán no fue engañado, pero la mujer, habiendo sido engañada, ha incurrido en transgresión". (1Ti 2: 14 BLB)[Iv]

Ella le había creído a Satanás cuando le dijo que sería como Dios. Resultó que eso era cierto técnicamente, pero no de la forma que ella había entendido. (Compare los versículos 5 y 22) Satanás sabía que la estaba engañando, y para asegurarse de eso, le dijo una mentira descarada, que seguramente no moriría. Luego manchó el buen nombre de Dios llamándolo mentiroso e insinuando que estaba ocultando algo bueno a sus hijos. (Ge 3: 5-6)

La mujer no se imaginó perder su hogar parecido a un jardín. No preveía que acabaría cultivando laboriosamente en tierras hostiles junto a un marido dominante. No podía haber anticipado cómo se sentirían los dolores de parto severos. Ella recibió todos los castigos que recibió Adam y más. Para colmo, antes de morir experimentó los efectos del envejecimiento: envejecer, perder su apariencia, debilitarse y decrépitar.

Adán nunca vio a la serpiente. Adán no fue engañado, pero sabemos que culpó a Eva. (Ge 3: 12) Es imposible para nosotros, como personas razonables, pensar que a medida que pasaban los años ella miraba hacia atrás y contemplaba con cariño el engaño de Satanás. Probablemente, si hubiera tenido un deseo, habría sido retroceder en el tiempo y aplastar la cabeza de esa serpiente ella misma. ¡Qué odio debe haber sentido!

¿Es probable que ella transmitiera ese odio a sus hijos? Es difícil imaginar lo contrario. Resultó que algunos de sus hijos amaban a Dios y continuaban sus sentimientos de enemistad con la serpiente. Otros, sin embargo, llegaron a seguir a Satanás en sus caminos. Los dos primeros ejemplos de esta división se encuentran en el relato de Abel y Caín. (Ge 4: 1-16)

La enemistad continúa

Todos los humanos descienden de Eva. Entonces, la descendencia o simiente de Satanás y de la mujer debe referirse a un linaje que no es genético. En el primer siglo, los escribas, fariseos y líderes religiosos judíos afirmaron ser hijos de Abraham, pero Jesús los llamó la simiente de Satanás. (Juan 8:33; Juan 8:44)

La enemistad entre la simiente de Satanás y la de la mujer comenzó temprano cuando Caín mató a su hermano Abel. Abel se convirtió en el primer mártir; la primera víctima de la persecución religiosa. El linaje de la simiente de la mujer continuó con otros como Enoc, quien fue tomado por Dios. (Ge 5: 24; El 11: 5) Jehová conservó su descendencia mediante la destrucción del mundo antiguo al preservar con vida a ocho almas fieles. (1Pe 3: 19, 20) A lo largo de la historia ha habido personas fieles, la simiente de la mujer, que han sido perseguidas por la simiente de Satanás. ¿Era esto parte del hematoma en el talón? Ciertamente, no podemos tener ninguna duda de que la culminación del golpe de Satanás en el calcañar se produjo cuando usó su simiente, los líderes religiosos de la época de Jesús, para matar al Hijo ungido de Dios. Pero Jesús resucitó, de modo que esa herida no fue mortal. Sin embargo, la enemistad entre las dos semillas no terminó ahí. Jesús predijo que sus seguidores continuarían siendo perseguidos. (Mt 5: 10, 12; Mt 10: 23; Mt 23: 33, 36)

¿Continúan los hematomas en el talón? Este versículo podría llevarnos a creerlo:

“Simón, Simón, he aquí Satanás exigió tenerte para zarandearlos como a trigo, pero yo he orado por ti para que tu fe no falte. Y cuando te hayas vuelto, fortalece a tus hermanos ". (Lu 22: 31-32 ESV)

Se puede argumentar que nosotros también somos heridos en el talón, porque somos probados como lo fue nuestro Señor, pero como él, resucitaremos para que la herida sea sanada. (El 4: 15; Santiago 1: 2-4; Phil 3: 10-11)

Esto de ninguna manera quita mérito a los golpes que Jesús experimentó. Eso es único en su clase, pero su magulladura en el madero de tortura se establece como un estándar a alcanzar.

Luego pasó a decirles a todos: “Si alguien quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo y que tome su madero de tormento día tras día y siga siguiéndome. 24 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí, es él quien la salvará ". (Lu 9: 23, 24)

Si el golpe en el talón pertenece solo al asesinato de nuestro Señor, o si abarca toda la persecución y muerte de la semilla desde Abel hasta el final, no es algo sobre lo que podamos ser dogmáticos. Sin embargo, una cosa parece clara: hasta ahora ha sido una calle de un solo sentido. Eso cambiará. La simiente de la mujer espera pacientemente el tiempo de Dios para que actúe. No es solo Jesús quien aplastará la cabeza de la serpiente. Los que hereden el reino de los cielos también participarán.

“¿No sabéis que juzgaremos a los ángeles? . . . " (1Co 6: 3)

“Por su parte, el Dios que da paz aplastará a Satanás bajo tus pies en breve. Que la bondad inmerecida de nuestro Señor Jesús esté con ustedes ". (Ro 16: 20)

Note también que si bien existe enemistad entre las dos semillas, la herida se produce entre la semilla de la mujer y Satanás. La simiente de la mujer no aplasta la simiente de la serpiente en la cabeza. Eso es porque existe la posibilidad de redención para aquellos que forman la simiente de la serpiente. (Mt 23: 33; Hechos 15:5)

La justicia de Dios revelada

En este punto, podríamos volver a nuestra pregunta: ¿Por qué molestarnos con una semilla? ¿Por qué involucrar a la mujer y su descendencia en este proceso? ¿Por qué involucrar a los humanos en absoluto? ¿Realmente necesitaba Jehová que los seres humanos participaran en la resolución del problema de la salvación? Podría parecer que todo lo que realmente se necesitaba era una sola mujer humana a través de la cual engendrar a su Hijo unigénito sin pecado. Todos los requisitos de su ley serían satisfechos por ese medio, ¿no es así? Entonces, ¿por qué crear esta enemistad milenaria?

Debemos tener en cuenta que la ley de Dios no es fría y seca. Es la ley del amor. (1Jo 4: 8) A medida que examinamos el resultado de la sabiduría amorosa, llegamos a comprender mucho más acerca del maravilloso Dios que adoramos.

Jesús se refirió a Satanás no como el asesino original, sino como el homicida original. En Israel, un homicida no fue ejecutado por el estado, sino por los familiares del asesinado. Tenían el derecho legal de hacerlo. Satanás nos ha causado un sufrimiento incalculable a partir de Eva. Necesita ser llevado ante la justicia, pero cuánto más satisfactorio será esa justicia cuando aquellos a quienes victimizó lo reduzcan a nada. Esto agrega un significado más profundo a Romanos 16:20¿no es así?

Otro aspecto de la semilla es que proporciona un medio a lo largo de los milenios de santificar el nombre de Jehová. Al permanecer fieles a su Dios, innumerables personas desde Abel en adelante han demostrado amor por su Dios hasta el punto de la muerte. Todos estos buscaron la adopción como hijos: el regreso a la familia de Dios. Demuestran por su fe que incluso los seres humanos imperfectos, como creación de Dios, hechos a su imagen, pueden reflejar su gloria.

“Y nosotros, que todos reflejamos con rostros descubiertos la gloria del Señor, somos transformados a Su imagen con gloria cada vez más intensa, que proviene del Señor, que es el Espíritu”. (2Co 3: 18)

Sin embargo, aparentemente hay otra razón por la que Jehová eligió usar la simiente de la mujer en el proceso que resulta en la salvación de la humanidad. Nos ocuparemos de esto en nuestro próximo artículo de esta serie.

Llévame al siguiente artículo de esta serie.

_________________________________________________

[I] Berean Literal Bible
[Ii] Consulte nuestra página Catholic Answers.
[Iii]  Lutero, Martín; Pauck, traducido por Wilhelm (1961). Lutero: Conferencias sobre Romanos (Ichthus ed.). Louisville: Westminster John Knox Press. pag. 183. ISBN 0664241514. La semilla del diablo está en él; por eso, el Señor le dice a la serpiente en Génesis 3:15: "Pondré enemistad entre tu simiente y la suya". La simiente de la mujer es la palabra de Dios en la iglesia,
[Iv] BLB o Biblia literal de Berea

Meleti Vivlon

Artículos de Meleti Vivlon.
    13
    0
    Me encantaría tus pensamientos, por favor comenta.x